045 / 2011

National franchise

La arquitectura comercial es cada vez más arquitectura efímera, dado que se hace necesaria la renovación periódica de los locales, e incluso de la propia imagen de marca. Por ello la propuesta no centra su atención en un local concreto, sino en generar unas reglas de juego que permitan configurar un espacio flexible y adaptable a cada franquiciado.


AWARDS:

THIRD PRIZE architecture competition. Spain, 2011

EXHIBITED:

Arqlantia exhibition hall. Madrid (Spain, 2011)

CREDITS:

PHASE: national competition, 2011

CLIENT: Arqlantia

GROSS FLOOR PLAN: variable (30-100 m2)

TEAM:

ARCHITECTS: Ana Ábalos, Pablo Llopis

COLLABORATOR: Teresa Corbín


Claridad y flexibilidad serán los ejes vertebradores de la propuesta y la seña de identidad de cada uno de los locales que compondrán la red franquiciada de construcción y servicios integrales de arquitectura.
Para ello proponemos una envolvente neutra y blanca organizada a través de tres elementos básicos: un cuidado mobiliario de atención basado en elementos modulares, un biombo que articula el interior del local y alberga los elementos de almacenaje, y un área de proyección que permita mostrar al cliente en todo momento los trabajos realizados por la red e incluso albergar distintos eventos o actividades paralelas  que apoyen el trabajo de la franquicia.

La fachada se plantea como un elemento de mobiliario más, un marco para las actividades que se realizan en el interior que, al atravesarlo permite una pausa poética entre el ajetreo del exterior y el clima de serenidad, seriedad, calidad y confianza que se vive al interior.
En una envolvente interior clara y luminosa, punteada por los tonos verdes corporativos de las alfombras, la paleta de materiales se reduce a uno: la madera natural. La utilización de la madera natural procedente de despuntes no aptos para su uso tradicional, enfatiza la idea de calidad y solidez que la franquicia desea trasmitir, al tiempo que asegura la necesaria economía y sostenibilidad de la solución propuesta.